On Fire

publicado en: Artículos | 0

En los tiempos que corren ser un hombre del Renacimiento (artista multidisciplinar en lenguaje contemporáneo) es una cualidad casi inherente a los artistas actuales. Y sino que se lo pregunten a Pablo Fernández-Pujol (1977, Cádiz). El enriquecimiento es real: Pablo trabaja con vídeoanimaciones, sonido, pintura, escultura; sin descartar ningún formato ni campo. Tal y como él mismo afirma «mientras más recursos, más opciones».

 

Licenciado en Bellas Artes por la Facultad de Sevilla, este artista plástico gaditano –que tiene a sus espaldas una trayectoria profesional de casi dos décadas- empezó a exponer a la edad de 20 años. Su vinculación con las artes plásticas le viene de familia, desde la arquitectura a la acuarela, la disciplina artística ha estado presente de manera total en su vida desde la niñez.

 

quien-rie-el-ultimo-2014-acuarela-y-pan-de-oro
“Quién ríe el último…” 2014. Acuarela y pan de oro.

 

Una de sus principales fuentes de inspiración es el séptimo arte, del que opina que ha superado a las artes plásticas. Él mismo aprecia su obra con mayor grado de contenido audiovisual, aunque sin obviar su naturaleza misma como artista plástico. No obstante, como buen artista que quiere establecer una conexión fluida con su público, la vida como tal sigue proporcionándole grandes dosis inspirativas. «Desde la naturaleza, a cualquier acontecimiento cercano, banal o con más profundidad, suelo sacarle sustancia a cualquier cosa».

 

Aunque se licenciara en Sevilla, es un artista que ha estado más presente en otros círculos artísticos de ciudades como Madrid, Málaga y Mallorca; ciudades donde ha expuesto parte de su obra, además de Vigo, Roma, México D.F. e incluso la emblemática Nueva York.

 

Pablo delante de sus obras
Pablo delante de sus obras

 

«No cabe decir, que por encima de todo lo mas importante es trabajar en lo que uno cree con fe ciega »

En relación a la obra expuesta que veremos en WABISABI Shop&Gallery con motivo de artSevilla16 asistiremos a ON FIRE, un fragmento de un proyecto que en sus propias palabras «recogen la secuencia de un hombre caminando en llamas, que cobra vida en una animación, donde un individuo ardiendo entra y sale de un formato negro, un espacio indeterminado,

en una historia circular con tantos significados como el espectador encuentre».  Veremos una vídeoanimación stop motion realizada mediante 64 pinturas al óleo sobre lienzo y con sonido de batería.

 

Todo un acontecimiento de parte de este hombre del Renacimiento que albergará WABISABI y al cual estáis todos invitados.